Habla chofer de la chiva de los porno videos
Habla chofer de la chiva de los porno videos
Los momentos más gratos de sus 12 años al frente del timón de un bus, los disfrutó David Peñate García entre octubre del 2010 y comienzos del 2011, cuando como conductor de la chiva rumbera ‘Colombianita’, hizo parte de unas 5 películas pornográficas que se filmaron allí, y que a mediados de febrero pasado causaron gran escándalo en la ciudad.

Peñate, de 64 años, y a quien todos en Puerto Colombia conocen como el Chivo, dice con cierta picardía que esa coyuntura agradable que le tocó vivir no tiene nada que ver con las escenas calientes que presenció en vivo y en directo, sino por la ‘liga’ de 150 ó 200 mil pesos que le daban los productores de las cintas, por aparecer en alguna representación previa al plato fuerte del filme.

“Me tocó hacer algunos papelitos del libreto, como cuando los actores me preguntaban: ‘¿Señor, dónde podemos encontrar unas chicas?’ Entonces les decía, ‘yo conozco un sitio’, y salíamos en la chiva. Por eso me daban mi billetico extra, además de lo que me pagaba el patrón”, manifiesta Peñate, a quien ahora no hay rincón de Puerto Colombia donde no lo conozcan.

Su nombre saltó a la fama como el de cualquier exitoso actor de cine. “Nojoda, en Puerto me la tienen montada, donde quiera que voy me preguntan que si tengo un video, y yo enseguida les respondo que por ahora todos están en blanco. Es que como AL DÍA publicó todo eso, mucha gente salió a comprar los videos y al verme en las imágenes entonces no dejan de mamarme gallo, me dicen: ‘el afortunado chofer de la chiva sexual’”, agrega Peñate.

Sobre cómo fue su vinculación a esto de los videos, aclara rápidamente: “Cuando el jefe me dijo que habían contratado los servicios del vehículo para grabar unos videos, nunca me imaginé que fueran pornográficos. A mi solo me dijeron, maneja. Me acuerdo que el primer video en el que participé lo hicieron por los lados de Salgar. El camarógrafo me decía por donde debía meterme, pero hubo un momento del recorrido en el que me indicaron que tenía que tomar carretera, cuando ya íbamos en pleno trayecto vi por el retrovisor que la vieja y el man se empezaron a desnudar”, relató David.

“La cosa me sorprendió y volví a mirar por el retrovisor, entonces me di cuenta que la vaina era en serio, la muchacha le estaba haciendo sexo oral al tipo, de ahí para adelante ya ustedes saben lo que pasó”, dice entre risas el Chivo. En ‘Colombianita’ se filmaron 15 videos, de los cuales David participó en cinco.

“Al principio me sentía como raro, pero después me gustó la vaina, porque el man de los videos me pagaban entre $150 y $200 mil pesos, todo dependía del tiempo que duraran grabando. Además, salía en las imágenes, y eso lo hace a uno sentir bacano, verse en un televisor, a todo color, son vainas chéveres”, agregó.

Era difícil concentrarse
David reconoce que antes de manejar no se preparaba, estaba consciente de cuál era su trabajo y que tenía que estar concentrado, un descuido podía terminar en un fatal accidente.

Pero para él era difícil, los gemidos y gritos de placer lo inquietaban, y era en ese momento cuando podía más la curiosidad y fisgoneaba por el retrovisor para ver qué estaba pasando en el callejón de la chiva, en la que antes solo había visto a parejas bailando y tomando ron.

“Ay papá, eso era puro caramelo. Yo nada más pecaba con mirar por el espejo. Como todo hombre en una situación como esa tenía mis erecciones, pero ajá, me tenía que poner serio, porque iba manejando. Afortunadamente tenía que ir a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora, porque en caso de una emergencia por ir distraído, tenía tiempo de maniobrar el bus. Esas eran las recomendaciones que me daba el camarógrafo”, explicó el chofer.

Aunque en la chiva ‘Colombianita’ ya no se graban videos pornográficos, sus dueños, para tratar de purificarla, organizarán una peregrinación con una comunidad cristiana hasta el Morro en Semana Santa.

Lío con la Policía
En una de las tantas grabaciones que hicieron, que ni se acuerda cuál, el Chivo Peñate recuerda que tuvieron un incidente con una patrulla de la Policía. El único de todas las veces en que salieron a recorrer la ciudad para las grabaciones triple equis.

“Íbamos grabando por la vía al mar, cuando de pronto se nos pegó una patrulla motorizada de la Policía. Los manes como que vieron los movimientos dentro de la chiva y nos mandaron a parar. Cuando subieron, los policías se pillaron todo el cuento. Allí nos mantuvieron inmovilizados casi mediodía, los productores tuvieron que tirarles un billete para que nos dejaran terminar. No se cuánto les dieron, pero fue largo”, manifiesta.

Ya la etapa de los videos porno pasó para David Peñate García, actualmente está trabajando como vigilante de una obra de propiedad de la empresa de turismo a la que pertenece la chiva, y los fines de semana sigue siendo el chofer oficial de ‘Colombianita’, que volvió a su rutina de llevar turistas con grupos de millo abordo, y pasearlos por las principales discotecas de la ciudad.

Sexo en los carros, de mal agüero
A raíz del escándalo que generaron en la ciudad las grabaciones de estos videos porno, pues las actrices denunciaron que los productores violaron los compromisos de no publicar las imágenes en el país, los dueños de la chiva decidieron no alquilarla más para estas actividades.

Pero además, han tenido en cuenta la superstición popular de que es de mal agüero tener relaciones sexuales dentro de los vehículos.

“Yo no creo en esas vainas, pero lo mejor es curarse en salud”, dice Peñate. Por todo esto la chiva ‘Colombianita’ será objeto en la próxima Semana Santa de una especie de exorcismo, para sacarle cualquier influencia negativa por la gran cantidad de escenas de sexo que se registraron en su interior. “Vamos a ir al sitio conocido como el Morro con una congregación cristiana. Yo iré manejando, desde luego, la idea es hacer una peregrinación para purificar la ‘chiva’, y liberarla de cualquier ‘saladera’”, concluye muy serio David ‘el Chivo’ Peñate, el chofer del porno video.

Conductor de recorrido
Antes de ser conductor de ‘Colombianita’ David Peñate se desempeñó como chofer de buses en Puerto Colombia. “Trabajé más de 10 años en eso, pero un día no me dieron más trabajo. Gracias a Dios un día me propusieron manejar la chiva y aquí estoy en la lucha diaria hace 2”, dijo.

Por: Harvey Jiménez Solano E-mail: harvey.jimenez@aldia.com.co
 
Email a un amigo/a

Haga una Pregunta
 

 
« Previo | Siguiente »

 
Evaluación de Articulo

No existen evaluaciones para este articulo.

Hacer clic para evaluar este articulo